Nuestra Doctrina

El Dios trino.  Creemos en Dios el Padre, Creador y Sustentador del Universo, Eterno y Todopoderoso. Trino y Uno.  Sólo Él es Dios, santo en naturaleza, atributos y propósito. El Dios, quien es amor santo y luz, es trino en su ser esencial, revelado como Padre, Hijo y Espíritu Santo. (Gen 3:22; Isaías 5:16;; Isaías 6:1-7; Mateo 3:16-17; 28:19-20; Marcos 1:9-11; Juan 14:6-27; 1 Corintios 8:6; 2 Corintios 13:14; Gálatas 4:4-6; Efesios 2:13-18, 1 Juan 1:5; 4:8)


Jesucristo.  Creemos en Dios el Hijo, nuestro Señor Jesucristo, se encarnó por obra del Espíritu Santo y nació de una virgen para que se cumplieran las profecías; de manera que dos naturalezas enteras y perfectas, es decir, la deidad y la humanidad, fueron unidas en una persona, verdadero Dios y verdadero hombre, el Dios-hombre. Vivió una vida inmaculada, sin pecado, murió en la Cruz para redimirnos de nuestras culpas y resucitó corporalmente, por lo que fue exaltado y llevado a la diestra del Padre intercediendo por nosotros y creemos que ha de venir en Gloria. (Mateo 1:20-25; 16:15-16; Lucas 1:26-35; Juan 1:1-18; Hechos 2:22-36; Romanos 8:3, 32-34; Gálatas 4:4-5; Filipenses 2:5-11; Colosenses 1:12-22; 1 Timoteo 6:14-16; Hebreos 1:1-5; 7:22-28; 9:24-28; 1 Juan 1:1-3; 4:2-3, 5:20)


Espíritu Santo.  Creemos en Dios Espíritu Santo, a quien Dios el Padre envió para que se quedara con nosotros, dándonos poder para vivir una vida santa y triunfal.  El está siempre presente y eficazmente activo en la Iglesia de Cristo y juntamente con ella, convenciendo al mundo de pecado, regenerando a los que se arrepienten y creen, santificando a los creyentes y guiando a toda verdad la cual está en Jesucristo. (Juan 7:39; 14:15-18, 26; 16:7-15; Hechos 2:33; 15:8-9; Romanos 8:1-27; Gálatas 3:1-14; 4:6; Efesios 3:14-21; 1 Tesalonicenses 4:7-8; 2 Tesalonicenses 2:13; 1 Pedro 1:2; 1 Juan 3:24; 4:13)


La Palabra de Dios.  Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios. Que fue escrita bajo la inspiración del Espíritu Santo y que por lo tanto, tiene poder y autoridad y es la única regla infalible de fe y conducta.  Aceptamos los 66 libros del Antiguo y Nuevo Testamentos dados por inspiración divina, revelando infaliblemente la voluntad de Dios respecto a nosotros en todo lo necesario para nuestra salvación, de manera que no se debe imponer como Doctrina y/o Artículo de Fe ninguna enseñanza que no esté en ellas.(Lucas 24:44-47; Juan 10:35; 1 Corintios 15:3-4; 2 Timoteo 3:15- 17; 1 Pedro 1:10-12; 2 Pedro 1:20-21)


La Iglesia de Cristo.  
Creemos que los cristianos son la iglesia. El edificio es donde la iglesia se reúne.  Esto significa que el edificio no es la casa de Dios, sino el hogar de la iglesia.

Creemos que Jesucristo es la cabeza de la iglesia, con su sangre la compró y ahora la sustenta.

La misión de la Iglesia en el mundo es compartir la obra redentora y el ministerio reconciliador de Cristo en el poder del Espíritu. La Iglesia cumple su misión haciendo discípulos al ser capacitada por los 5 ministerios primarios,

La Iglesia existe tanto como congregaciones locales y como cuerpo universal. Dios llama a la Iglesia a vivir bajo su gobierno en anticipación de la consumación en la venida de nuestro Señor Jesucristo.(Éxodo 19:3; Jeremías 31:33; Mateo 8:11; 10:7; 16:13-19, 24; 18:15- 20; 28:19-20; Juan 17:14-26; 20:21-23; Hechos 1:7-8; 2:32-47; 6:1- 2; 13:1; 14:23; Romanos 2:28-29; 4:16; 10:9-15; 11:13-32; 12:1-8;  1 Corintios 3:5-9; 7:17; 11:1, 17-33; 12:3, 12-31; 14:26-40; 2 Corintios 5:11—6:1; Gálatas 5:6, 13-14; 6:1-5, 15; Efesios 4:1-17; 5:25-27; Filipenses 2:1-16; 1 Tesalonicenses 4:1-12; 1 Timoteo 4:13; Hebreos 10:19-25; 1 Pedro 1:1-2, 13; 2:4-12, 21; 4:1-2, 10-11; 1 Juan 4:17; Judas 24; Apocalipsis 5:9-10)


El Arrepentimiento. Creemos que el Espiritu Santo de DIos da la ayuda para el arrepentimiento, que es un cambio sincero y completo de la mente respecto al pecado, con el reconocimiento de culpa personal y la separación voluntaria del pecado.  (2 Crónicas 7:14; Salmos 32:5-6; 51:1-17; Isaías 55:6-7; Jeremías 3:12-14; Ezequiel 18:30-32; 33:14-16; Marcos 1:14-15; Lucas 3:1- 14; 13:1-5; 18:9-14; Hechos 2:38; 3:19; 5:31; 17:30-31; 26:16-18; Romanos 2:4; 2 Corintios 7:8-11; 1 Tesalonicenses 1:9; 2 Pedro 3:9


Bautismo. Creemos en el Bautismo en agua y el Bautismo del Espiritu Santo.  Creemos que el bautismo fue ordenado por nuestro Señor, es un sacramento que significa la aceptación de los beneficios de la expiación e incorporación en el Cuerpo de Cristo. El bautismo en agua es un medio de gracia que proclama la fe en Jesucristo como Salvador. (Mateo 3:1-7; 3:11; 28:16-20; Hechos 1:5; 2:37-41; 8:35-39; 10:44-48; 16:29- 34; 19:16; Romanos 6:3-4; Gálatas 3:26-28; Colosenses 2:12; 1 Pedro 3:18-22; 1 Corintios 12:13; 


​La Santa Cena. Creemos que fue ordenada por el Señor. Es esencialmente un nuevo pacto que declara su muerte expiatoria, por cuyos méritos los creyentes tienen vida y salvación, y la promesa de todas las bendiciones espirituales en Cristo. 

La Santa Cena  un sacramento que proclama su vida, sufrimientos, muerte sacrificial, resurrección y la esperanza de su segunda venida. La Santa Cena es un medio de gracia en el cual Cristo está presente por el Espíritu. Todos están invitados a participar por la fe en Cristo y ser renovados en vida, salvación y unidad como Iglesia. Todos deben participar con aprecio reverente de su significado y por este medio testificar de la muerte del Señor hasta que Él vuelva. Todos los que tienen fe en Cristo y amor por los santos están invitados por Él a participar tan frecuentemente como sea posible. (Éxodo 12:1-14; Mateo 26:26-29; Marcos 14:22-25; Lucas 22:17-20; Juan 6:28-58; 1 Corintios 10:14-21; 11:23-32)


La Resurrección de Cristo.   Creemos  que la resurrección probó que Jesucristo fue quien dijo ser y que logró lo que dijo que había venido al mundo a cumplir. 

Creemos en la resurrección de los muertos, que los cuerpos tanto de los justos como de los injustos serán resucitados y unidos con sus espíritus —“los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”. (Génesis 18:25; 1 Samuel 2:10; Job 19:25-26; Salmos 50:6; Isaías 26:19; Daniel 12:2-3; Oseas 13:14; Mateo 25:31-46; Marcos 9:43-48; Lucas 16:19-31; 20:27- 38; Juan 3:16-18; 5:25-29; 11:21-27; Hechos 17:30-31; Romanos 2:1-16; 14:7-12; 1 Corintios 15:12-58; 2 Corintios 5:10; 2 Tesalonicenses 1:5-10; Apocalipsis 20:11-15; 22:1-15)


La Justificación/Salvos por Gracia.  La Salvación es 100 por ciento trabajo de Dios—no somos capaces, por que estamos atados al pecado y la rebelión, de hacer algo para merecer el favor de Dios. 

Creemos que la justificación es aquel acto benigno y judicial de Dios, por el cual Él concede pleno perdón de toda culpa, la remisión completa de la pena por los pecados cometidos y la aceptación como justos de los que creen en Jesucristo y lo reciben como Salvador y Señor.


Creemos que la gracia de Dios por medio de Jesucristo se concede gratuitamente a todas las personas, capacitando a todos los que quieran, para volverse del pecado a la justicia, creer en Jesucristo, recibir perdón y limpieza del pecado y seguir las buenas obras agradables y aceptables ante Él. Creemos también que la creación de la raza humana a la imagen de Dios incluyó la capacidad de decidir entre el bien y el mal y que, por tanto, los seres humanos fueron hechos moralmente responsables; que a través de la caída de Adán ellos se depravaron, de tal modo que ahora por ellos mismos, y por propia capacidad natural y obras, no pueden volverse a la fe e invocar a Dios.

Semejanza divina y responsabilidad moral: Génesis 1:26-27; 2:16-17; Deuteronomio 28:1-2; 30:19; Josué 24:15; Salmos 8:3-5; Isaías 1:8-10; Jeremías 31:29-30; Ezequiel 18:1-4; Miqueas 6:8; Romanos 1:19-20; 2:1-16; 14:7-12; Gálatas 6:7-8 Incapacidad natural: Job 14:4; 15:14; Salmos 14:1-4; 51:5; Juan 3:6a; Romanos 3:10-12; 5:12-14, 20a; 7:14-25 Don de gracia y obras de fe: Ezequiel 18:25-26; Juan 1:12-13; 3:6b; Hechos 5:31; Romanos 5:6-8, 18; 6:15-16, 23; 10:6-8; 11:22; 1 Corintios 2:9-14; 10:112; 2 Corintios 5:18-19; Gálatas 5:6; Efesios 2:8-10; Filipenses 2:12-13; Colosenses 1:21-23; 2 Timoteo 4:10a; Tito 2:11-14; Hebreos 2:1-3; 3:12-15; 6:4-6; 10:26-31; Santiago 2:18-22; 2 Pedro 1:10-11; 2:20-22)


El Nuevo Nacimiento.  Creemos que la regeneración, o nuevo nacimiento, es aquella obra de gracia de Dios, por la cual la naturaleza moral del creyente arrepentido es vivificada espiritualmente y recibe una vida distintivamente espiritual, capaz de experimentar fe, amor y obediencia.


La Adopción.  Creemos que la adopción es aquel acto benigno de Dios, por el cual el creyente justificado y regenerado se constituye en hijo de Dios. Creemos que la justificación, la regeneración y la adopción de los que buscan a Dios son experiencias simultáneas [obtenidas bajo la condición] recibidas por fe, precedidas por el arrepentimiento, y el Espíritu Santo da testimonio de estas obras y estado de gracia.

(Lucas 18:14; Juan 1:12-13; 3:3-8; 5:24; Hechos 13:39; Romanos 1:17; 3:21-26, 28; 4:5-9, 17-25; 5:1, 16-19; 6:4; 7:6; 8:1, 15-17; 1 Corintios 1:30; 6:11; 2 Corintios 5:17-21; Gálatas 2:16-21; 3:1-14, 26; 4:4-7; Efesios 1:6-7; 2:1, 4-5; Filipenses 3:3-9; Colosenses 2:13; Tito 3:4-7; 1 Pedro 1:23; 1 Juan 1:9; 3:1-2, 9; 4:7; 5:1, 9-13, 18)


La Segunda Venida de Cristo.  Creemos que el Señor Jesucristo vendrá otra vez; que los que vivamos en el momento de su venida, no precederemos a los que durmieron en Cristo Jesús; mas si hemos permanecido en Él, seremos arrebatados con los santos resucitados para reunirnos con el Señor en el aire, y estaremos siempre con Él. ​    (Mateo 25:31-46; Juan 14:1-3; Hechos 1:9-11; Filipenses 3:20-21; 1 Tesalonicenses 4:13-18; Tito 2:11-14; Hebreos 9:26-28; 2 Pedro 3:3-15; Apocalipsis 1:7-8; 22:7-20)


La Sanidad Divina.  Creemos que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre... y sigue sanado a a los enfermos. Creemos también que Dios sana a través de las agencias de la ciencia médica.

(2 Reyes 5:1-19; Salmos 103:1-5; Mateo 4:23-24; 9:18-35; Juan 4:46-54; Hechos 5:12-16; 9:32-42; 14:8-15; 1 Corintios 12:4-11; 2 Corintios 12:7-10; Santiago 5:13-16)


Los Cinco Ministerios. Creemos  que estos, ministerios son dados para edificar o construir el Cuerpo de Cristo llevandolo a la Madurez y los cuales vienen a ser la extensión de la mano de Dios, necesarios en el cuerpo de Cristo para un sano crecimiento.   Por lo cual dice: Subiendo de lo alto, llevo cautiva a la cautividad, y dio dones a los hombres. Y el mismo constituyo, a unos Apostoles; a otros Profestas, a otros evangelistas; a otros Pastores y Maestros."(Efesios: 4: 8-12; 1 Corintios 12:5; 1 Corintios 12:28 y 29; 


Dios es el mismo ayer, hoy y por los siglos; así como obró e hizo milagros en el pasado, también lo hace hoy!

​Alcanzar personas a través del evangelio e integrarlas al cuerpo de Cristo, discipulándolas y preparándolas para el servicio, de tal manera que cada persona alcance el próposito de Dios en su vida.


Leo & Lilly Canel.

Presencia de Dios, nació en el corazón de Dios en el año 2006. Los pastores Leo & Lilly han servido por mas de 25 años en el ministerio, levantando otras iglesias en el área de Sarasota, Bradenton, Wauchula, Venice y Palmetto, Florida USA.

La visión que Dios les ha encomendado a sus siervos es ver vidas y ciudades transformadas a través del poderoso mensaje de Cristo y Su Presencia.


Leo & Lilly Canel también pertenecen a la Red Mundial de Evangelismo, por sus siglas en inglés: 


Worldwide Evangelism [WE]




      Nuestra Visión 

Cobertura Apóstolica.

Ministerios de Su Gloria

El apóstol Leo y la Profeta Lilly tiene una relación de amistad con el profeta Otto y el apóstol Mark, quienes a su vez actuan como cobertura de ellos.   

Presencia de Dios